Regla de Oro

Elige lo correcto sobre lo incorrecto y lo bueno sobre lo malo.

Di la verdad completa.

No hagas a otros lo que no te gustaría que te hicieran y has por otros lo que te gustaría que hicieran por ti.

No hagas nada que no le pudieras contar a tu familia.

Decálogo de la Regla de Oro

  1. La Regla de Oro puede usarse por todos y puede aplicarse a todos.
  2. Cada persona desea respeto, confianza y entendimiento.
  3. No hay alguien tan pequeño para recibir bondad y amabilidad de nuestra parte.
  4. Tratar con diferentes tipos de personalidad parece llevar consigo un reto para practicar la Regla de Oro.
  5. El costal en el cual hemos ido acumulando al cabo del tiempo lo bueno y lo malo que hemos hecho, lo llevamos al mundo de la dinámica de las relaciones, que moldea la forma en que tratamos, respetamos y nos acercamos a otros, en general nuestra empatía con los demás.
  6. En ocasiones es más difícil practicar la Regla de Oro con las personas más cercanas, pero nunca imposible.
  7. No permitas que el écito o el fracaso endurezcan tu corazón o cieguen la perspectiva que tienes de otros.
  8. La falta de integridad se quiere justificar diciendo que todos actúan así, o que es la única forma de salir adelante, es necesario vivir según los principios, aunque esto suponga ir “contra corriente”.
  9. Ser justo es dar a cada uno lo suyo, lo que le corresponde; derechos, reconocimiento y gratitud.

La honestidad consiste en decir toda la verdad a quien corresponde, de modo oportuno y en el lugar correspondiente. Decir la verdad no implica ser irrespetuoso con nadie.